Video Games
Critics' ChoiceAdictivo
481 views 0 comments

Las cinco fases del duelo en Fire Emblem Fates

by on 10/03/2016
 

El día de hoy se estrena individualmente el DLC Revelation, el último de los tres caminos en la historia de Fire Emblem Fates, y a estas alturas seguramente ya van muy avanzados en alguno de los otros dos, Birthright y Conquest, que salieron el 19 de febrero (si compraron la edición especial, Revelation viene incluido con los otros dos en un mismo cartucho).

Si están familiarizados con alguna entrega de esta serie de RPGs Tácticos, saben que cada decisión cuenta y debe ser fríamente calculada, o tus personajes sufrirán las graves consecuencias (sobre todo en Conquest, el más duro en esta nueva trilogía). Contrario a muchos juegos, una vez que un personaje muere en Fire Emblem no es posible revivirlo, lo que puede tener repercusiones permanentes en cada batalla y en tu ejército a largo plazo.

Esto puede conducir a mucha, mucha frustración, sobre todo si estás a un paso de alcanzar la victoria o de lograr el ejército perfecto que querías. Estas son las cinco fases del duelo por las que todo fan de Fire Emblem ha pasado alguna vez:

  1. Negación:

Tus personajes están en una situación imposible: rodeados, superados en número y heridos, la victoria parece imposible. Tu única opción es mandar como carnada a tu personaje más rápido, fuerte y de mayor nivel para abrir camino a la espartana.

Confías en que todo saldrá bien: es tan veloz que ninguno de los enemigos debería poder siquiera tocarlo. Pero como el universo es injusto el enemigo no solo logra conectar el ataque a la primera, sino que resulta ser un golpe crítico que aniquila a tu personaje.

Te dices que no puedes perder a tu mejor personaje así, peleando contra enemigos inferiores y por un golpe crítico que solo tenía 10% de probabilidad de suceder. Intentas convencerte de que no fue tu culpa…

  1. Ira:

¡Era solo 10% de probabilidad! El juego te está trolleando, seguro. El miembro más fuerte de tu ejército asesinado por un vil peón, y todos tus planes se echaron a perder.

Apagas tu 3DS, lo arrojas por la ventana, y juras no volver a jugar Fire Emblem otra vez.

  1. Negociación:

No te sientes capaz de continuar sin tu personaje favorito. ¿Y si empiezas el juego de nuevo? Así podrías recuperarlo… aunque te cueste dos semanas recuperar tu avance porque ya ibas por el capítulo 20. Pero entonces podrás hacer grinding para subir a todos tus personajes de nivel, y gastar TODO tu oro en la armería para que tengan el mejor armamento posible y, ahora sí, ser invencibles… ¿verdad?

money

  1. Dolor emocional:

Lo admites: estás dispuesto a hacer tanto porque ya te habías encariñado con los personajes, y estabas más picado con sus historias de amor que con la telenovela de la noche. Lloras porque tu favorito tenía un brillante futuro por delante, ya ibas a lograr que se casara y tuviera un hijo todavía más badass que él. Pero todo se derrumbó (dentro de mí)…

  1. Aceptación:

Lo superas. Sabes que la batalla será difícil, ya sea que decidas seguir sin los personajes perdidos, o comiences de nuevo para recuperarlos. Decides que no, no jugarás en modo casual para desactivar las muertes permanentes, porque así lo hace un fan de Fire Emblem que se respete. Sólo sabes que le vas a romper la cara al ejército enemigo una vez tras otra, las que sean necesarias sin rendirte…

… Hasta que te vuelvan a patear el trasero, empezando el ciclo otra vez.

Fire Emblem Fates: Revelation estará disponible a partir de hoy en la Nintendo eShop. ¿Ustedes se quedan con Birthright, Conquest o Revelation?