Video Games
366 views 0 comments

En el E3, Sony la “nintendeó”.

by on 17/06/2016
 

En los próximos días les escribiré sobre mis impresiones generales del E3 2016, pero antes de hacerlo, quise contarles mi opinión sobre lo que ocurrió con Sony, “la gran ganadora del E3”, dicen algunos. Y aunque jamás me ha gustado declarar un ganador en este tipo de ferias, porque realmente no es un concurso o competición, lo cierto es que Sony es la empresa líder del momento, la más fuerte y la que debe marcar la pauta del camino que debe seguir la industria en la actualidad. Pero justo eso es lo que me preocupa, pues de pronto pareciera ser que Sony la está “nintendeando”, ya que no todo lo que vimos en su conferencia fue miel sobre hojuelas…

Un poco de historia

Corría el año de 1996, cuando en el E3 se presentó una consola revolucionaría, que por primera vez rompía los escenarios en 2D para convertirlos en tridimensionales, en aquel entonces, podríamos asegurar que se trataba de “la consola más poderosa de todos los tiempos”, pues jamás pensamos que pudiera existir algo que la igualara, se presentó el Nintendo 64.

Durante el evento, el juego que llamó nuestra atención fue Mario 64, pues por primera vez en toda la historia veíamos a Mario con una perspectiva de 360 grados, en un mundo tridimensional y con voz propia. Todo eso fue maravilloso, pero al final era lo mismo, siempre Mario, pero el hype tecnológico nos hizo pensar que ese sería el inicio de una revolución, cosa que jamás ocurrió, ya que después de Mario 64 sólo recibimos más juegos tridimensionales de Mario que, si bien es cierto que muchos son grandes títulos, también es cierto que ha sido “más de lo mismo”, siendo este el argumento de los más prominentes haters de la gran N.

Por su parte, después del E3 de 1996, Sony se “fajó los pantalones” y trabajó no solamente en una nueva consola, sino en una serie de títulos exclusivos que traerían pasión y locura a la industria, entre estos vimos juegos como God of War, Crash Bandicoot, The Last of Us y Uncharted.

Con el paso de menos de una década, Sony se fue fortaleciendo cada vez más hasta coronarse como el nuevo rey de la industria. La realidad es que se han ganado el puesto, pero algo me hace pensar que justo en ese punto han comenzado a “nintendearla”.

Más de lo mismo, al estilo Nintendo

Ahora sí, hablemos de lo que vimos de Sony en el E3 sin sentimientos ni “fanboyismos”. Por un lado, vimos juegos como Horizon Zero Down y Days Gone, los cuales son una nueva propuesta en lo que refiere a IP, pero no tanto en cuestiones técnicas, pues a final de cuentas usan mecanismos y motores gráficos que ya hemos visto en títulos como Uncharted o The last Of Us.

Por otro lado, por fin vimos un mini, mini, mini avance de The Last Guardian, un título que Sony lleva prometiendo desde hace años y que, al parecer, por fin llegará el siguiente año… ¿Alguien dijo Mario Galaxy
2?

Finalmente, las cerezas de la noche fueron dos títulos que apuntan directamente a la nostalgia de los jugadores. Por un lado, vimos el regreso de Crash Bandicoot, ahora remasterizado, y el esperadísimo God of War, el cual sí cambió un poco en su mecánica, pero a final de cuentas es un juego más de “God of War”… Algo así como  la “evolución” que Nintendo le dio a la franquicia de Mario Bros con Mario 3D World.

¿Qué nos depara Sony?

Para el futuro, Sony no dejó nada en claro, sólo que apuntará a la VR, pues la considera una tecnología emergente. Sí, del mismo modo en que lo hizo Nintendo con el Virtual Boy, ¿recuerdan? Ahora, sé que dirán que solo estoy dando argumentos para defender lo indefendible, es decir a Nintendo. Pero no es así, en cierta parte veo “normal” el comportamiento de Sony como el nuevo “Rey” de la industria, ya que a final de cuentas no tienen otra referencia más, aparte de la de Nintendo, por ese motivo, vemos un Sony que se enamora de sus propias mecánicas, que está ensimismado con sus consolas y que considera a la nostalgia como su mayor referencia.

Pero Sony tiene tiempo de replantear su reinado, pues de seguir así, sus jóvenes seguidores de hoy, lo percibirán como “el nuevo Nintendo” del mañana. Es decir, como una marca que solo les dará “más de lo mismo”, que no “innovará” y que se dormirá en sus años de gloría, sí, tal como la gran N.

Esta es mi opinión, ¿pero ustedes qué piensan al respecto? Los invito a dejar sus comentarios en la parte de abajo, en Facebook o en mi cuenta de Twitter.