Movies
302 views 0 comments

La Galería del Dr. Koreolov presenta: Ghostwatch

by on 12/10/2014
 

Una vez mordido por un zombie, el Dr. Koreolov logró amputar su cabeza para preservar su mente en una pecera conectada a un cuerpo mecánico. Aislado en su castillo en un planeta perdido, el Doctor no podrá dejar las paredes que le rodean, pues está condenado a mantener su cuerpo conectado a la electricidad si es que desea seguir viviendo. Ahora, para combatir el aburrimiento, el Dr. Koreolov se entretiene con las poco conocidas películas que habitan su galería. Hoy presenta:

Ghostwatch (1992)

ghostwatch600

Todos recordamos dónde estábamos en octubre de 1940 cuando en la radio se escucharon las noticias de la invasión alienígena sobre la Tierra. En el caso del Dr. Koreolov, se encontraba trabajando en Estados Unidos en el Manhattan Project, y sintió un terrible pánico al darse cuenta de que no habría manera de combatir a los aliens ya que faltaba bastante para terminar la primera bomba nuclear. Más adelante, en el transcurso del día, se enteró de que la transmisión, era en realidad un radiodrama narrado por Orson Welles, quien había adaptado el libro de H.G Welles, War of the Worlds, a un formato de noticiero. La selección de hoy, Ghostwatch, le trajo al Doctor abundantes recuerdos de ese día.

Ghostwatch es de esas películas que traen consigo una historia sensacional. La noche de Halloween de 1992, la BBC transmitió un programa que era, aparentemente, en vivo titulado Ghostwatch, en el cual un grupo de reporteros entrarían a una supuesta casa embrujada para investigar un fenómeno de poltergeist. El programa alternaba constantemente entre mostrar la casa y un set en el cual se encontraba el anfitrión del programa junto con una experta lo paranormal. El programa duró una hora y media, y la reacción del público fue nada por debajo de pánico.

ghostwatch1

Para empezar, a principios de los años ’90 el género de mockumentary, es decir, documentales ficticios, no se había dado a conocer con tanta popularidad; los títulos existentes como Cannibal Holocaust y This is Spinal Tap se habían mantenido en un nivel de poca popularidad y para un público específico. No sería sino hasta 1999, con The Blair Witch Project, que el género se daría a conocer de manera masiva hasta desembocar en el formato que hoy se repite con tanta frecuencia. Sin embargo, todavía hoy costaría trabajo imaginar que una televisora como la BBC realizara una broma como esta durante el prime time ( 21:00 hrs).

No cabe duda de que la producción de Ghostwatch, en sus momentos climáticos, es verdaderamente aterradora, incluso si sabes que lo que estás viendo no es real. Pero para aquellos que presenciaron la transmisión en Halloween del ’92, hubo varios aspectos que incrementaron la sensación de realismo y terror. Primeramente, el anfitrión, Michael Parkinson, quien es conocido como presentador de varios shows de la BBC, aparece como él mismo al igual que otros reporteros que aparecían con frecuencia en la televisora. Por otro lado, el programa tenía una “línea abierta” para llamadas; a pesar de que todo era pre-grabado, la BBC sí tenía operadoras contestando llamadas y tomando mensajes como si este en verdad estuviera sucediendo.

ghostwatch-1992-002-presenter-open-line

El otro elemento, y quizás el más inquietante de la transmisión, era que varias veces, a lo largo del programa, se podía ver a la figura que acechaba a los habitantes de la casa, pero una vez que estas grabaciones se repetían, la figura ya no estaba presente y como espectador uno solo podía dudar si lo que había visto era cierto o no. Las supuestas llamadas al estudio ofrecían testimonios de relojes deteniéndose y mascotas ladrando al televisor, al igual que detalles sobre la historia de la casa y la presencia que la habitaba. En suma, sin decirlo explícitamente, se percibía una atmósfera angustiantemente inquietante.

ghostwatch3

Ghostwatch arranca muy lento, pero es quizás ese pasivo avance el que hace que en sus momentos más dramáticos se convierta en algo verdaderamente espeluznante. Golpeteos en las paredes, objetos moviéndose por si solos, abrumadores sonidos inexplicables y apariciones de un hombre a penas distinguible, empiezan poco a poco a incrementar su frecuencia e intensidad para verdaderamente tener al espectador al borde de su asiento, sobre todo porque uno siempre siente que está viendo más que los mismos personajes. El final quizás resulte un tanto exagerado y fuera de lugar, pero es entendible ya que se requería evidencia de que nada de lo trasmitido era real. Sin embargo no todos captaron el mensaje, y hubo enojo por parte de quienes se sintieron engañados.

Recientemente hubo algo así como un remake estadounidense titulado WNUF Halloween Special, el cual no fue hecho para parecer un programa grabado de los ’80, e incluso se hicieron 300 copias en VHS del mismo, pero evidentemente carece del maravilloso contexto que tiene Ghostwatch, de ahí que el Doctor recomienda verla con una taza de té (que ojalá no vuele) para ir entrando en las festividades de Noche de brujas. Aquí el link.

drkoreolov2700