Movies
1204 views 0 comments

La Galería del Doctor Koreolov presenta: Little Otik

by on 16/11/2014
 

Una vez mordido por un zombie, el Dr. Koreolov logró amputar su cabeza para preservar su mente en una pecera conectada a un cuerpo mecánico. Aislado en su castillo en un planeta perdido, el Doctor no podrá dejar las paredes que le rodean, pues está condenado a mantener su cuerpo conectado a la electricidad si es que desea seguir viviendo. Ahora, para combatir el aburrimiento, el Dr. Koreolov se entretiene con las poco conocidas películas que habitan su galería. Hoy presenta:

Little Otik (2000)

otesanek-poster

Tener hijos. Tema que puede convertirse en un sueño como también en una pesadilla, pero pocas cosas parecen tan dolorosamente personales como la idea de no poder concebir. El Doctor Koreolov nunca tuvo hijos, o tal vez sí, pero no los recuerda y seguramente ellos a él tampoco. Pero entre los empolvados estantes de su galería, se ha encontrado con una joya checa, titulada Little Otik, o Otesánek.

Otik4

Little Otik cuenta la historia de una pareja que no logra embarazarse. La mujer, Božena, ha tenido varios abortos, y esposo, Karel, no puede dejar de alucinar con bebés, literalmente. De pronto Karel encuentra en su casa de campo un pequeño tronco con forma de bebé, y quizás, en forma de broma, decide dárselo a Božena, quien lo adopta inmediatamente. La pareja es parte de los diversos inquilinos que habitan un edificio, entre los que se encuentran la mujer de la limpieza, un anciano, y una niña llamada Alžbětka, cuya curiosidad por la vida de la pareja y el nuevo integrante de la familia llevará a un huracán de problemas, una vez que el bebé comienza a sentir hambre.

La cinta es dirigida por Jan Švankmajer, conocido por sus increíbles trabajos de animación stop-motion y que en esta historia son aplicados para darle vida al pequeño Otik, el bebé tronco. La idea provino de un cuento de hadas checo, llamado Otesánek, el cual también es narrado por Alžbětka en la cinta, que habla sobre un tronco que es adoptado por una pareja, pero una vez que su amor le da vida al tronco, este comienza a devorar todo lo que le rodea, incluidos sus padres.

littleotik

Little Otik emite un tono particularmente oscuro, de tintes grises y sin moral alguna. El universo de los vecinos reune una gama de conductas inquietantes, que junto con el bizarro comportamiento de una madre que ama a un tronco, terminan por producir una orquesta de angustias que rascan la fragilidad del espectador. Švankmajer no teme tocar el tema de la pedofília con el anciano que siempre mira la falta de Alžbětka, pero sobre todas las cosas, no teme a mostrar que la niña se ha acostumbrado a que existe la posibilidad del abuso; la perversión se vuelve parte de la cotidianidad. Al mirarlo, se vuelve un reto entender nuestra reacción ante un morbo sincero que carece de pena y que si bien, logra usar un lenguaje que no cae en lo explícito para aun así despertar tremenda incomodidad.

El mundo de la fantasía se aterriza de manera surreal en la vida diaria, se cuenta cómo los padres parecen no preocuparse demasiado por la idea de que su bebé de madera ha cobrado vida y devora personas para en vez de eso frustrarse porque no hay dinero para comprar suficiente comida para alimentarlo. Prefieren mantenerse alejados de los otros vecinos a mostrarles que en realidad no tienen un hijo. Con un ritmo lento pero absorbente, Švankmajer nos permite descender en esa locura hasta aceptarla y sólo sentir una angustia ante la inminente amenaza que el monstruo de madera implica y preguntarse quién será el siguiente.

little

Little Otik es una película extraña pero increiblemente fascinante, de un trabajo artesanal que debió haberla situado en un lugar importante en la historia del cine. El miedo a no tener bebés vs la pesadilla de que tu bebé trate de devorarte es probablemente una de las ideas más originales que pudiera concebirse en pantalla, más cuando se realiza sin un filtro de censura que no busca conquistar al espectador con sentimientos hablados, sino con locuras sugeridas. Por eso el Doctor recomienda mantener las plantas siempre regadas, no vaya ser que una raíz les agarre el tobillo mientras duermen.

drkoreolov2700