Television
500 views 0 comments

Reseña: Luke Cage – Temporada 1

by on 03/10/2016
 

*Opiniones a título personal. Reseña sin spoilers.

Si hay una cosa de la que pueden estar seguros quienes siguen las series del Universo Cinematográfico de Marvel en Netflix, es de la solidez con las que son escritas y desarrolladas. Como sucesora de dos excelentes temporadas de Daredevil y una de Jessica Jones, Luke Cage presenta a un superhéroe distinto, pero muy necesario en el actual panorama social estadounidense. Dicho esto, aunque el resultado final sí alcanza un lugar entre las mejores producciones de la “Casa de las ideas”, no está exento de fallas que le ponen un poco por debajo de sus predecesoras de la pantalla chica: por un lado, la contenida pero definitivamente muy cool interpretación protagónica de Mike Colter, una brillante banda sonora y muy dignas adiciones a la galería de héroes y villanos; por el otro, una historia por momentos demasiado floja, y un villano central decepcionante.

Quienes hayan visto Jessica Jones estarán más que familiarizados con el protagonista homónimo de Luke Cage, ya que apareció como personaje secundario en dicha serie. Aun así, y con todas sus incontables referencias tanto a las otras series de Netflix como a las películas (que los fans seguro agradecerán), esta entrega del MCU se enfoque mucho más en lo suyo: Luke es un hombre afroamericano que renuentemente acaba protegiendo su barrio afroamericano del crimen, un día a la vez. Mientras que otras incursiones al universo Marvel exploran panoramas más amplios (como salvar al mundo de una invasión alienígena, o a una ciudad de una conspiración ninja), éste es el relato de un ciudadano haciendo lo que le toca por su vecindario.

Aunque las (hasta ahora) tres entregas de Marvel en Netflix son tonalmente muy distintas entre sí, ésta resalta en el contexto de discriminación y violencia racial en Estados Unidos (#BlackLivesMatter se viene a la mente). El personaje interpretado por Mike Colter, un héroe callejero de raza negra e invulnerable a las balas, resuena con particular fuerza en ese sentido, y su intérprete le brinda por iguales partes la seriedad y el factor “coolness” que merece.

Nada contribuye más a esto último que la excelente banda sonora que, además de dotar a Harlem de vida propia como si se tratase de un personaje más, también transforma a Luke Cage en un vibrante viaje por la historia y cultura afroamericana. Hay de todo, desde hip hop, a soul, pasando por jazz y funk, complementándose a la perfección con el comentario social y varios los montajes de acción en la serie, logrando una verdadera delicia visual que por momentos recuerda al género blaxploitation con tal estilo que Quentin Tarantino estaría orgulloso. Ésta es una de las mejores y más dinámicas producciones de Marvel a la fecha en el apartado estético.

Y si hay otro punto por el que las entregas del MCU en Netflix llaman la atención, es por la calidad en el desarrollo de sus personajes, particularmente los villanos. El sereno Cage de Mike Colter tiene su complemento en Misty Knight (Simone Missick), la aguerrida detective de policía de Harlem. Las filas de los malos están mucho más nutridas en esta ocasión, encabezadas por Cornell “Cottonmouth” Stokes (Mahershala Ali) y Mariah Dillard (Alfre Woodard), ambos más que dignos competidores para el Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio y el Kilgrave de David Tennant, pero con una idiosincrasia propia de sus contextos: creados por la dureza de sus calles, la discriminación, el mundo de las pandillas y el crimen.

Lamentablemente, con todo el mérito de Luke Cage por Cottonmouth y Mariah, hay que decir que también tropieza con la revelación de la mente maestra oculta en las sombras. Sin decir demasiado, una vez que el foco de la trama cambia hacia este antagonista principal, ésta empieza a perder su impulso de forma notoria. El personaje interpretado por Erik LaRay sufre por la falta de exposición que sí tienen los otros dos villanos, y su relación con el protagonista no se percibe tan importante en comparación (aunque los fans del cómic podrán encontrar interesante que dicha relación no sea idéntica a la versión del impreso). La interpretación recuerda a una versión “descremada” de Samuel L. Jackson en Pulp Fiction, lo que tampoco ayuda a su caso pues, de hecho, acaba por caricaturizarlo.

A pesar de esto, el entramado entre pandillas criminales es lo que impulsa la trama hacia delante, aún más que el viaje personal de Luke (que no es menos interesante). También las escenas de acción, aunque divertidas al principio, sufren de tener a un personaje virtualmente indestructible como foco, pues son pocas las cosas que le representan una amenaza de vida o muerte, cosa que sí sucede con un Daredevil físicamente vulnerable, o con una Jessica Jones psicológicamente expuesta. Aunque aquí está bien resuelto y justificado con “Judas”, el recurso se agota a los pocos episodios.

Ignorando esas fallas, Luke Cage sigue siendo una sólida y recomendable nueva incursión al MCU, y una de sus propuestas más interesantes en el nivel estético y social. Incluso si no es tan emocionante en su segunda mitad, sí es un viaje por la cultura afroamericana que vale mucho la pena tomar, en preparación para Iron Fist y The Defenders en 2017.

 

Details
 
Editor Rating
 
Actuación
85%

 
Trama
85%

 
Dirección
85%

 
Efectos
85%

Total
85%

Hover To Rate
User Rating
 
Actuación
86%

 
Trama
84%

 
Dirección
83%

 
Efectos
79%

Total Usuarios
28 ratings
83%

You have rated this