Television
4 views 0 comments

La caída del Doctor Disco… WHO?

by on 04/07/2017
 

SPOILERS DE LA DÉCIMA TEMPORADA DE DOCTOR WHO

Hemos llegado al final de la última temporada de Peter Capaldi como el doceavo Doctor y de Steven Moffat como showrunner. (Si quieren saber más de ambos aquí hice un articulo sobre los Doctores y aqui sobre los showrunners). Aunque esto aún no se ha acabado (todavía nos queda un especial de Navidad donde veremos la regeneración del Doctor) podemos analizar lo que vimos en estos doce episodios. No sólo disfrutamos de la gran actuación de Peter Capaldi y de Pearl Mackie como Bill, la nueva acompañante, también vimos una serie que, a pesar de seguir teniendo fallas en el guión, mostró constantemente cuál es la esencia del Doctor y su misión en el universo.

Esta temporada se distinguió por no sólo contar con una serie de homenajes al Doctor Who clásico, sino por tener varias tramas “recicladas” de la propia cosecha de Steven Moffat. Por poner unos cuantos ejemplos tuvimos los sonic screwdrivers y el retrato de Susan, la nieta del Doctor en The Pilot (10×01); el fluid link de la TARDIS en Oxygen (10×05) que menciona el primer y segundo Doctor; en Knock Knock (10×04) el Doctor dice que “Dormir es para tortugas”, una frase del Cuarto Doctor en The Talons of Weng-Chiang; en Smile (10×02) los humanos son convertidos en fertilizantes como en The Seeds of Doom (1976); en Thin Ice (10×03) tuvimos una trama muy parecida a The Beast Below (5×02) que también involucra a niños como una variable esencial; tecnología que se vuelve dañina al humano como en Empty Child (1×09) o The Girl Who Waited (6×10) tuvimos en Smile (10×02) ; y finalmente los villanos favoritos de Peter Capaldi: los Cybermen, en World Enough and Time (10×11) donde vimos el diseño original y el génesis de estos monstruos.

Tantos homenajes y referencias no son casualidad. Steven Moffat quizo despedirse recreando algunas de sus historias favoritas pero también Peter Capaldi quería hacer el mayor número de referencias posibles a sus Doctores y sus momentos favoritos de Doctor Who Clásico. Esta combinación logró que, para los fans más viejos, éste Doctor estuviera mucho más relacionado con su historia de los últimos cincuenta años; y las referencias no estorbaban para los fans más recientes. Sin embargo también se repitieron varios problemas de narrativa que Steven Moffat ha tenido las últimas dos temporadas como el uso excesivo de “muertes falsas” como le sucede a Bill en Oxygen (10×05) o al Doctor en The Lie of the Land (10×08) o tramas muy complicadas que causan el efecto contrario a la sorpresa como en Extremis (10×06).

A pesar de estos y otros problemas, la temporada avanzó bien debido a tres factores: la nueva acompañante Bill Potts cuyo carisma, inteligencia y rapport con el Doctor lograron una frescura que no teníamos desde los Ponds o de la era de Russell T. Davis; segundo, Peter Capaldi que siempre ha sido un gran Doctor, pudo mostrar sus virtudes sin que el drama de la trama se entrometiera con su actuación; y tercero, todos los episodios tenían algo que contar, sobre el Doctor, sobre su misión, sobre sus relaciones.

Al ser en su mayoría episodios independientes Bill, Nardole y Doctor pudieron explorar, divertirse y aterrarse sin que otro factor o trama más importante se entrometiera en su relación. El showrunner en lugar de enredarnos con un “plan mayor” como es su costumbre, se dedicó a la relación del Doctor con su acompañante y, cuando llegó el momento de cerrar un arco mayor, se hizo de manera correcta con uno de los grandes personajes de esta temporada: Missy “The Master”.

Desde la aparición de Missy en Dark Water (8×11) hemos visto su evolución como la archienemiga del Doctor pero también como una amiga íntima. Este final de temporada cierra su arco y, muy al estilo Moffat, la muerte de The Master en The Doctor Falls (10×12) da una justificación para cuando ella aparece en la octava temporada con un ejército de Cybermen. La aparición de The Master no sólo sirve para hacer un hermoso fan service o mostrar unas GRANDES interacciones entre John Simm y Michelle Gómez, sino nos enseñó la complejidad de la relación entre el Doctor y el Master.

Missy nos dió momentos muy emocionales en el transcurso de la temporada mientras platicaba con el Doctor sobre la naturaleza del bien y el mal pero ninguno como ese discurso con ella misma donde reconoce el fuego dentro del Master, que puede destruir planetas, pero también acepta la amistad del Doctor. Nada más perfecto que ese final donde ambos se ríen locamente de su autodestrucción. Una perfecta síntesis de los dos lados del Master/Missy que logró sacarnos una (o varias) lágrimas. (Para quienes lloran que el Doctor nunca se enteró del plan de Missy, mi teoría es que cuando ella le da la mano después de su discurso, le enseña la daga. Cuando dice “Not now” le está confirmando que está de su lado pero primero tiene que destruir al Master)

Hay muchas, muchas cosas que me gustaría decir de cada uno de los capítulos pero lamentablemente tengo que sintetizar. Podemos decir que fueron tres temas los que trataron esta temporada: el capitalismo (Smile, Oxygen, Empress of Mars, Thin Ice), el miedo al cambio (The Doctor Falls) y el amor como el arma más poderosa (The Pyramid at the End of the World, The Eaters of Light y The Doctor Falls). Cada uno de estos temas se exploraron desde el punto de vista de Bill quien resultó ser una de las mejores acompañantes que hemos tenido desde hace mucho tiempo. No sólo por su orientación sexual (que se mencionó cada uno de los episodios de forma perfecta. Hasta un romano le dijo que era de mentalidad “cerrada” por no ser bisexual, awesome) sino porque era un alma pura que genuinamente quería ayudar al mundo y a aquellos que se encontraban en peligro. Resultó ser una acompañante valiente, graciosa, amable y con mucho corazón.

Porque si de algo se trata Doctor Who es de ser bondadoso cuando no hay esperanza, sin tener testigos y sin esperar recompensa. Esto fue lo que mostró el Doctor y Bill una y otra vez durante toda la temporada. Sobretodo lo vimos en The Doctor Falls donde Bill había sido transformada en un cybermen y el Doctor había sido abandonado por sus enemigos/mejores amigos. A pesar de todo la lucha siempre será para salvar, no a todos, pero si a algunos cuantos. Ser bondadoso a pesar de que el mundo te diga lo contrario. Esa es una de las mejores lecciones que nos puede dejar la serie. Que una lágrima es esperanza y en la esperanza siempre hay vida.

Moffat lleva esto a lo más literal que puede mostrando que en sus lágrimas de Cybermen Bill guardaba su salvación cuando la Piloto llega por ella. Un final “poco creíble” pero los que conocemos a Moffat sabemos que así le gustan sus vueltas de tuerca y, seamos honestos, no queríamos nada menos para nuestra perfecta acompañante. Así mismo la lágrima de Bill es la que despierta el proceso de regeneración del Doctor quien se rehusa a regenerar mientras recita unas dos o cuatro frases finales que utilizaron sus antecesores antes de cambiar.

La resistencia del Doctor me parece muy apropiada, no porque sea el deseo de los que nos rehusamos a la partida de Capaldi sino porque éste Doctor en específico, en su evolución, tardó mucho en aceptarse tal y como era. Primero tuvo que entender que era un buen hombre, luego aceptó su pasado y su legado, y finalmente entendió su papel en el universo. Éste Doctor no quiere cambiar porque por primera vez en mucho tiempo, tal vez desde que inició esta nueva era, sabe quién es y cuál es su misión. The Doctor Falls le mostró al Doctor lo terrible y triste que puede ser el cambio: Missy traicionándose a si misma, Nardole dejando su misión para proteger a otros, Bill pidiendo morir antes de seguir siendo un Cybermen; no, este Doctor no quiere empezar de nuevo entre tanto dolor.

\

En esencia de esto hablará el episodio de Navidad: el cambio es difícil de aceptar pero es una parte esencial de la vida. No sólo llegaremos a esta conclusión con el Doctor sino que, para entender esto, también tendremos al primer Doctor que será interpretado por David Bradley (William Hartnell, quien interpretó al primer Doctor en el inicio de la serie murió hace más de cuarenta años). Será interesante ver qué piensa el primer Doctor sobre las regeneraciones que están por venir y su perspectiva sobre el cambio en comparación con el doceavo Doctor que ya ha vivido más de lo que le corresponde.

Personalmente me parece muy triste ver partir a Capaldi como el Doctor, no tanto porque sea MI Doctor (MI Doctor es Matt Smith), sino porque creo que entró en una época donde Steven Moffat estaba estancado narrativamente y no sabía como salir de ese estado. Estuvo mucho tiempo sin saber que hacer con Clara y sin definir bien el papel de Capaldi como un Doctor diferente a Matt Smith. Considero que fue la gran capacidad actoral de Capaldi y el amor de éste por la serie que poco a poco lo sacaron de ese letargo. Capaldi como Doctor merecía más pero me alegra que, al menos en esta temporada, pudo lucirse con sus referencias y su interpretación. Así mismo Moffat pudo sacar sus últimos momentos, frases y enseñanzas antes de abandonar el show (para mi, Eaters of Light mostró la esencia de Moffat). Programaré un rewatch para llorar a gusto cuando llegue Navidad y Moffat (por última vez) nos haga llorar con la última interpretación de Capaldi como EL DOCTOR, the original you might say.


No me digan qué momentos me faltaron por mencionar (fueron muchos) pero pongan en los comentarios cual fue su momento más emotivo de esta décima temporada y si extrañaran a Peter Capaldi como el Doctor.