Television
4 views 0 comments

5 razones para ver TEEN WOLF

by on 29/07/2017
 

Hace unos años MTV decidió expandir su mercado e iniciar la producción de varias series de televisión. Uno de sus proyectos más importantes fue Teen Wolf. Basada muy vagamente en la película del mismo nombre, la serie fue respaldada por el productor Jeff Davis, creador de Criminal Minds. Teen Wolf se convirtió rápidamente en uno de los programas más importantes de la cadena por el creciente respaldo del público. La serie se estrenó en el 2011 con una primera temporada de 12 episodios. Seis años y más de 100 capítulos después, Teen Wolf está a punto de llegar a su fin con el estreno de la segunda mitad de la sexta temporada este domingo 30 de Julio.

Si ustedes son parte de las personas que no la llegó a ver en su momento, aquí les damos 5 razones de por qué es una de las series más consistentes, divertidas, dramáticas, interesantes e importantes dentro del género de suspenso y comedia para gente joven y no tan joven.

1. UN UNIVERSO DE MONSTRUOS: HÉROES Y VILLANOS

Desde la primera temporada Teen Wolf tenía un objetivo establecido: mostrar el proceso de maduración de su personaje principal: Scott McCall, un adolescente promedio que por azares del destino es mordido por un hombre lobo. Cada temporada tiene un objetivo de desarrollo para el personaje: en la primer temporada lo veremos tratar de adaptarse a su nueva condición; en la segunda entenderá la importancia de una manada (o familia); en la tercera se convertirá en un líder; en la cuarta asumirá su papel como protector; en la quinta tendrá que hallar un propósito y la sexta temporada muestra que los cambios no significan un final, sino un nuevo comienzo.

Todo este proceso es complementado con excelentes reflexiones sobre la moralidad, el poder, la amistad, el amor y, finalmente, lo que significa ser un verdadero héroe. Lo más importante es que todo este proceso no sólo es exclusivo de su protagonista sino que es algo que vivirán muchos de los personajes de esta serie, cada uno de manera diferente.

Teen Wolf también se caracteriza por tener un universo bien construido por una mitología donde no sólo los hombres lobo habitan el planeta sino también criaturas como las Banshee, Kitusne, Ghost Riders, Darach, Berserkers y Kanimas. Cada criatura tiene su historia y reglas por las que tienen que vivir. El show explora poco a poco (una especie por temporada) estas mitologías de forma coherente.

Los villanos de la serie siempre tienen un propósito específico que, en general, es reflejar una virtud o un defecto que nuestros personajes tendrán que aprender a enfrentar y a conquistar. Sin embargo, no hay villanos que no tengan una escala de grises en su moralidad, algunos buscan justa venganza, otros son controlados por mentes más astutas. En Teen Wolf nunca se puede estar seguro de quien es la verdadera mente maestra detrás de los crímenes y amenazas. Y, cuando se descubre, no dan rodeos en la narrativa sino que exploran y desarrollan las confrontaciones con nuestros héroes.

*Un punto extra que tiene esta serie es que las primeras dos temporadas sólo fueron compuestas por 12 episodios. Para la tercera, de 24 episodios, el showrunner decidió dividirla en dos partes para no comprometer el ritmo de la serie. Por lo que comúnmente oirán a los fans referirse a esas temporadas como A y B (3A, 5B), cada una de 12 episodios con tramas muy distintas. La cuarta tuvo 12 episodios y la quinta y sexta tuvieron 24.

2. SUSPENSO, COMEDIA, DRAMA Y MÁS COMEDIA

 

Jeff Davis, el showrunner de la serie, es fanático del género de terror y suspenso, por lo que el show en su mayor parte está construido sobre las características de estos géneros. Teen Wolf tiene momentos donde el ambiente y el contexto de la serie causan una gran sensación de miedo y tensión para la audiencia. Ya sea en bosques, sótanos, hospitales psiquiátricos, edificios abandonados o la escuela después del anochecer, Teen Wolf no teme buscar las perfectas locaciones que funcionen como escenarios donde un asesino puede estar escondido en cualquier sombra. No temen mostrar unas decenas de cuerpos, sangre y viseras para poner un poco más de gore a la situaciones.

El terror psicológico siempre jugará una parte muy importante en la serie ya sea en forma de pesadillas, ataques de pánico o alucinaciones. Los guionistas usaran muchas veces estos recursos para mostrar los miedos y debilidades de los protagonistas. La fotografía y edición son parte fundamental del éxito de éstos episodios que afectan los nervios de la audiencia.

Lo interesante es que mientras una secuencia puede perturbar algunos de tus sentidos, probablemente la que sigue te hará sacar una carcajada. Jeff Davis sabe balancear perfectamente ambos tonos gracias a los grandes actores que protagonizan la serie. Lo cual me lleva al siguiente punto:

3. DONDE LA ACTUACIÓN SE JUNTA CON LA QUÍMICA Y EL CARISMA

De nada sirve tener un buen ambiente o historia si tus actores no tienen la capacidad de llevarla a cabo. Teen Wolf no sólo tiene actores muy competentes sino también son personas que tienen el carisma necesario para hacer creíble la serie. La química entre todo éste grupo de amigos (familia, o si quieren manada) no se puede negar y cada episodio llevan de manera perfecta la serie. El ritmo de los diálogos, su lenguaje corporal, la ingenuidad, el dramatismo y como se complementan entre ellos es lo que hace de Teen Wolf una serie tan única. 

Tyler Posey interpreta a Scott McCall como el personaje principal pero también está Dylan O’Brien como Stiles (papel que lo llevaría a protagonizar Maze Runner y American Assasin), Holland Roden como Lydia, Crystal Reed como Allison y Tyler Hoechlin como Derek (Superman en la serie de Supergirl). Más tarde se unirían Shelley Henning como Malia y Dylan Sprayberry como Liam.

Todo estos personaje tienen virtudes y defectos, cada uno tienen un camino por recorrer y habilidades que aportar para defender su ciudad de los villanos que la amenacen. Ya sea entender su legado sobrenatural, el negocio familiar de cazadores de monstruos o habilidades de detective, cada personaje es esencial para la serie.

Sería un error no mencionar la vida amorosa de estos protagonistas. Sí, hay parejas que se forman, unas desde el primer episodio como Scott con Allison pero hay que destacar que no son los típicos romances de triángulos amorosos de series como Vampire Diaries et al. Los romances que se muestran, sobretodo al inicio de la serie, es lo que podemos describir como primer amor (no por nada son adolescentes). Un amor inocente y puro donde parece que nada los puede separar (hasta que los separa). Teen Wolf es una vistazo muy maduro a las relaciones de pareja y amistades donde no existe ese drama forzado sino que, por la misma química del cast, todas las situaciones personales suceden de forma natural. Un retrato fiel al torbellino de emociones de la adolescencia por lo que:

4. BALANCEANDO LA VIDA REAL CON LA SOBRENATURAL

Muchos de los gags o momentos graciosos entre los protagonistas surgen debido a la colisión de la vida normal con lo sobrenatural. No olvidemos que son jóvenes tratando de hacer tareas, estudiar y llegar a clases por lo que inevitablemente, cuando se empiecen a ausentar porque una Kanima los atacó en la noche, empezarán a reprobar en la escuela. Lo cual lleva a un punto importante y casi único en este tipo de series: lo sobrenatural si tiene consecuencias para la vida de los protagonistas: ya sea tomar extraordinarios o perder sus trabajos. A esto hay que sumarle las preguntas filosóficas sobre la amistad, el cuerpo y el amor que da la adolescencia. 

Otra de las características de este show es que si bien la mitología expande el universo de la serie, ésta no sólo afecta a los protagonistas sino también a las personas de su alrededor, personas como sus padres. En lugar de olvidarlos o ponerlos como personajes despreocupados de sus hijos, Teen Wolf trata de establecer relaciones donde el carácter de los padres está estrechamente ligado con el de sus hijos. Mientras podemos ver que la empatía e inteligencia de Stiles es influencia directa de su padre, el sheriff del pueblo; también podemos ver una relación de abuso doméstico entre Isacc y su padre. Los padres tienen arcos narrativos y papeles importantes que cumplir en la narrativa de las temporadas, si bien lucen menos que sus hijos, se notan y se agradecen a lo largo de la serie. 

5. GRANDES PERSONAJES FEMENINOS Y LGBT, ANTES DE QUE FUERA COOL.

Teen Wolf no teme que sus protagonistas femeninos crezcan como personajes, se desarrollen y encuentren propósitos más allá de ser el interés amoroso. Y no es que sea malo ser el interés amoroso, ya mencioné la hermosa relación entre Scott y Allison, pero ésta se complementa y enriquece cuando Allison empieza a buscar su propio sentido de identidad dentro de una familia que, literalmente, quiere deshacerse de su novio.

Ninguna protagonista es sexualizada (o al menos están igual de sexualizadas que sus compañeros masculinos), cada una muestra sus miedos, habilidades, emociones y, por qué no, sexualidad sin temor a ser categorizadas. Cada una tiene una historia independiente a su coprotagonistas masculinos y una amistad con sus compañeras. Además, las mujeres en este show no sólo son heroínas, también existe un amplio número de villanas. Cada una de ellas también tienen grises en su moralidad, algunas son consumidas por el poder, otras por la lealtad. Sencillamente humanas (o no). Lo más importante es cómo los protagonistas masculinos reaccionan a esta muestra de “empoderamiento”. La reacción es: con completa normalidad.

Otra cosa que parece completamente normal es la presencia de la comunidad LGBT. Teen Wolf pareciera estar en un universo donde la homofobia no existe. Ya sean personajes terciarios o sus mismos protagonistas, la preferencia sexual no causa ninguna reacción ni de la comunidad escolar ni de los personajes. Al contrario de series como Glee, que un personaje sea gay o no es totalmente irrelevante para su desarrollo. Durante la serie hay muchos momentos de comedia refiriéndose a la comunidad LGBT pero nunca son “bromas” (no son bromas) despectivas, siempre tienen que ver con una aparente bisexualidad de sus personajes o situaciones incómodas.

Pareciera ser que lo único no tan creíble de la serie es que todos los personajes estén tan cómodos con su sexualidad en un mundo donde la homofobia no existe y las mujeres son seres humanos… …  Algún día, algún día.

6. LO MALO, AUNQUE REALMENTE NO TANTO

 

Es difícil decir algo malo de esta serie pero mencionaré tres que he llegado a escuchar:

LA TRAMA TEEN Al inicio muchos estaban incrédulos de que MTV pudiera crear algo digno de verse. Cuando supieron que era protagonizada por adolescentes (Tyler Posey tenía 20 años, otra novedad de la época. Un adolescente interpretando un adolescente) no quisieron darle una oportunidad. Si bien a veces la trama tiende a ser muy teen (TEEN wolf es en un highschool) no daña en ningún sentido la excelente producción e historia donde todos podemos identificarnos.

FLASHBACKS (No siempre) Ya mencioné el gran manejo del suspenso y ambiente de terror dentro de la serie. Sin embargo, a partir de la tercera temporada, el equipo de edición empezó a tomarse algunas libertades. Flashbacks con filtros sepia y efectos negros se apoderaron de algunos episodios por temporada. Son molestos pero no son muchos y no impidieron que la serie siguiera entregando grandes episodios de terror psicológico y suspenso.

RITMO Recientemente hice un rewatch de la serie y, a pesar de que han pasado seis años de la primer temporada, ésta no se siente para nada vieja. Tiene un gran ritmo tanto en interacción de sus personajes como en su narrativa. Hasta podría pasar por una serie actual. Sin embargo Teen Wolf se diferencia de las series de ahora (donde en UN episodio el héroe muere, revive, enfrenta al villano y vuelve a morir) en que toma su tiempo para desarrollar a sus personajes por lo que, si bien, el episodio te mantendrá muy interesado, pareciera ser que no pasó mucho. Esto yo lo veo como una virtud porque habla muy bien del guión, pero supongo que a otros les puede molestar. 

Estas son las 5 razones para ver Teen Wolf. Si desean ver la serie, Netflix tiene en su catálogo hasta la quinta temporada.

Si tienen alguna pregunta específica de la serie, dejen por acá su comentarios.